Silenciu Rotu

Archivado en (Microrrelatos) por Microrrelatos el 18-12-2014

Escrito por: ,

Arropada pol silenciu envolvente de la redolada, siéntome viva, capaz de confundime coles mil y una hestories que s’apoderen de mi treslladándome a otros mundos, les más de les vegaes, irreales.

Les hestories riesguen los silencios. Tienen vida propia, personalidá, llimpieza d’alma y espíritu.

De secute, un ruíu ensordador trespasa’l silenciu. Abro los güeyos como un felín a la caza l’intrusu. El cuartu ampliu, de paré ocre y muebles d’estilu isabelín, ta mudu, bañáu polos últimos rayos de lluz qu’asomen al traviés de los ventanales. De sópitu, ábrese mui fuerte una puerta y los pasos del diablecu la casa aliquen la estancia, hasta unos segundos antes, en silenciu.

—Siéntolo, güela, ¿espertéte? ¿Ta demasiáu alta la música? ¿Puedo quedame?

El tabayón d’entrugues llanzaes al aire ruempe los mios tímpanos. Ye namás un intre. El diablecu rompedor del silenciu llámase Antonín. Tien quince años y unu ochenta d’estatura. Agasayador, estámpame un par de besos; mientres de dos zancaes torna al cuartu. La so mano baxa’l soníu de la música.

—¿Non t’asustaría, güela? ¿Asina ta meyor?

—Muncho meyor, guapu —bisbísente los mios güeyos—. ¡Ah!, si ye’l to deséu, puedes quedar— afirma la mio sorrisa.

Tuvieres saber, que’l ruíu de la to música encréspame les sienes y que la inmensa soledá del silenciu, m’esmolez. Entá asina, reivindico la mio porción de silenciu pa que los duendes o les bisarmes, les fades o los fados, repongan el so espaciu y me tengan, como a una más de la familia y del mio silenciu.

Y yo, con estos pelos

Archivado en (Microrrelatos) por Microrrelatos el 18-12-2014

Escrito por: , ,

Duelme la clase política. Dalgunos, hasta tienen que pagar del so bolsu l’agua pa duchase, amás de pagar la lluz, nun disponen d’antenes parabóliques, nun son a ello coles perres que ganen, nun esfruten de palacios, pudiendo esfrutalos.!Probes! A lo meyor eso val pa que puedan dormir a pierna suelta. Daqué, ye daqué.

Respígome del too cuando pienso nellos, sacrificaos pol so pueblu hasta’l gargüelu. ¿Los políticos van tar fechos de dalgo especial que nin s’enteren qu’hai muncha xente mirando si-yos caen delles miguines del cielu? Nun sé, nun sé. Estes coses danme muncho que pensar.

Cuando yos apetez eso de facer política, pa mi que-yos entra un non se qué, que nun se pue aguantar:
Amarutar con pantalones vaqueros, camisetes descoloríes poles llavadures, cazadores feches una llaceria. Y a pasiar pelos mercaos regalando apertones de manos. Faen el laude a los feriantes, esmordigañando de baldre la fruta, golifando los pexes más apetitosus. Nun-y faen ascu a nada. Pero, ¡ai cuando barrunten que nos tienen convencíos!, acabóse’l xaréu. Una vegada acomodaos nel sillón de plumes, fartos de disimulos y paparuches.

Llamben los manxares de papu, tán pa zucase los deos. Tolo meyor ta al algame de la so mano. Les oportunidaes medren y tal paez que-yos digan: cómeme enantes que dalgún otru aviespáu pue llimpiame pa él. ¿Qué nun tien amiguinos o amiguines con quién llamber? Nun hai de qué preocupase. L`asientu ye afayadizu, nun van dexalu asina como asina. ¡Probes!, ¡y yo esmolecida y con estos pelos!

Sueños Escaecíos

Archivado en (Microrrelatos) por Microrrelatos el 15-12-2014

Escrito por: ,

A Ramón prestabay abondu dormir. Yera pa él una sensación de plenitú, cenciella d’algamar.

Güei ye xueves y Ramón llevantose ceo comu tolos días y coyo’l tren de les siete.

Atalantó delles vegaes na hora postrera de la xornada, el so regresu y la so siesta.

Sicasí últimamente sentía un pocu d´incomodu cada vegada que s’espertaba. Magar que nun recordaba casique dengún datu, suañaba, y cuasi nunca tinía un sentir prestosu. Paecía talo que si él formara parte d´esos suaños y dalguna vegada llevantábase mugorosu y mesmamente con manches estrañes en so ropa. Amás esi detalle desagradabay, ¿por qué apaecía con la ropa de vestir acostau en so cama?.

Llegó’l vienres y a la hora’l recesu nel trabayu coló pa una cafetería y güeyó´l periódicu. De sutrucu na páxina de sucesos leyó q´un home de mediana edá llibrara a una rapaza d´una agresión per parte d´otres cuatro compañeres d´escuela, cuandu la dirixíen camín d´un edificiu desdexau d´un barriu de la ciudá. La rápida intervención d´esti home, que nun fue identificau, permitioy a la xoven fuxir d´una, seguru, enorme panadera.

Sábese que l’home nun pudo, sicasí, safase de recibir dellos golpes en so cuerpu, según cuntó la propia moza.

Ramón cerró’l periódicu ñerviosamente y retorciose de dolimientu, que agora sabía perfeutamente de onde vinía.

Llar, Dulce llar

Archivado en (Microrrelatos) por Microrrelatos el 15-12-2014

Escrito por: , ,

Vamos de vacances. Carlos y Eva dannos unes indicaciones: “Cuando veáis unes veles, vais p’allá” ¡Acabé nel puertu!

Llamo a Carlos.
─Carlos, ¿ónde hos…piiii ta l’apartamentu? Equí solo hai barques.
─¿Tu ves una vela?
─Jod…piiii Carlos, veo munches,… ¡Toi nel puertu!
─Ánxel, díxite un edificiu coles veles enriba.
─Manda Co…piiii, quién va pensar nun edificiu con veles enriba, ye como imaxinar un barcu con campanariu.

L’apartamentu yera un fornu. Carlos díxonos:
─La calor ¡llévase bien!
─¿Llévase bien?,… ¡Cagunmimantu!

Tere ta asfixiá y dizme:
─Ánxel, Ánxel, ¿nun tien aire acondicionáu? ¿Cómo se pon?
─Eso dixo’l de l’Axencia. Llama tu a Eva.

Piiii,…piiii,…piiii… Salta’l contestador:
“Marque un 1, si quier falar con Carlos; un 2 pa falar con Eva; y espere, si nun quier falar con nengún d’ellos”

─Sí… ¿Diga?… ¿Carlos?
─Non, soi Eva. Carlos ta fritu.
─Nun m’estraña, con esta calor…
─Hola Tere, quiero dicite que ta sobando, tresnochó….
─Y llegó tarde.
─Non. Llegó tempranu, seríen les 7 de la mañana.
─Mira Eva, yera pa preguntavos pol aire acondicionáu. ¿Cómo se pon?
─¿Cómo se pon?
─Tere… ¡Pero si nun lu hai!.
─¿Qué nun lu hai?… La madre que pa…piiii, al de l’Axencia. Díxonos que lu había.

─Mira Tere, si quies aire acondicionáu, ties que comprar un ventilador o poner a Ángel a soplar. Mael cuelga, delantre’l ventilador, una bolsa con cubitos de xelu, pa que l’aire refresque. Piiiiiiiiiiiiiiiiiiiii. ¡Colgóse!

─Cariñu, ¿Vamos pa casina?
………………..
¡Llar, dulce llar!

Agora

Archivado en (Microrrelatos) por Microrrelatos el 15-12-2014

Escrito por: ,

Los güeyos colos que mira güei son los mesmos que los d’antaño, d’un verde esmeralda y enclavaos nuna cara güesuda, menuda, desgastá pol pasu del tiempu.

Daqué nun yera lo mesmo, la so tiesta taba ehí, pero nun rulaba como de neñu.

Fisgando pola ventana del so cuartu Amalio sentía que les lluces de la ciudá nun yeren les mesmes, o nin siquiera yera la mesma ciudá que lu vió medrar.

Quien diba a pensar q’aquel paisanu alemán del que falaben aquelles persones yera el culpable de to. Nun sabía quien yera, nin siquiera sabía quienes yeren los guajes que-y daben besos, ni los paisanos que-y daben la mano ni aquelles muyeres que al velu nun podíen evitar echar una lagrimina.

Pero de sópitu, taba todo nidio, aquella muyer yera la so fía Telma y los guajes yeren Enol y Llara, los sos nietos. Y al par d’él taba la so muyer Enriqueta, “Queta” pa él y los más allegaos.

Agora Amalio pensaba nel paisanu alemán “¿Quién será el paisanu esi? igual yera daquién de cuando la guerra…pero no, nun me cuadra ¿Alzheimer? Na, nun se quien ye.”

Agora ya yera tarde pa l’acordanza.

Agora xíbla-y al tueru…

El baille

Archivado en (Microrrelatos) por Microrrelatos el 15-12-2014

Escrito por: ,

Enantes nun yera como agora. Había que trabayar a esgaya pa llegar a dalgo. Na nuesa casa nunca faltaron les coses, pero tampoco sobraben les perres.
Aquelles Navidaes cayera’l segundu premiu en Puertu Veiga, ya a los mios pas tocara-yos un plizcu. Entós decidieron que podíen danos una vida meyor, poro, mudáronse a Uviéu, ya compraron un pisu. El sueldu de pá nun yera muncho, ya ma entamó a llimpiar cases pa poder mandanos a un bon colexu.
El salón foi lo que más tardó n’amoblase. Tuvo vacíu dalgunos años. Al principiu nun había nin sofá, ya víamos la tele sentaos en suelu, enriba una manta vieya. A vegaes, los mios pas poníense a baillar ellí mesmu como dos namoraos. Pémeque fuimos felices.
Hai bien de tiempu d’eso. Daquella mirábase más lo que se gastaba. Comíase pote tolos díes, capones con daqué pa cenar, ya pitu guisao los domingos. Aprovechábase la ropa mientres duraba, anque siempre hubo pa estrenar en Ramos. Nos cumpleaños regalábase lo necesario, ya los xuguetes, el día Reis. Nun se tiraba nada, nin se pidió enxamás nada a naide. Tampoco facía falta.
A poco y a poco, foi enllenándose tamién l’espaciu vacíu, ya la mesa, les sielles, l’alfombra, el mueble bar… ocuparon el güecu d’aquella pista improvisada. Nun habiendo sitiu pa facelo, un día ma y pá dexaron de baillar.
Cuantayá d’eso.

L’ascensor

Archivado en (Microrrelatos) por Microrrelatos el 15-12-2014

Escrito por:

Salió pingando y con cara de circunstancies del ascensor. Malapanes lu saludó. El rapaz que taba nel portal quedó ablucáu. ¿Qué-y pasaría pa venir asina de casa? Pensando naquel estrañu asocedíu xubió, picó al cuartu y prendió un cigarru, venía con ganes y nun podía más. Nun pasaren más de diez segundos de la primer calada cuando entamó a cayer agua del techu, poniéndolu igual qu’al anterior vecín. Miró a un llau y vio un papel pegáu na paré, pero dobláu hacia abaxo. Abriólu y pudo lleer: “Tengan cuidáu. Nuevu sistema antiincendios instaláu nel ascensor. Nun fume, podría ponelu en marcha”.

El Pisu

Archivado en (Microrrelatos) por Microrrelatos el 15-12-2014

Escrito por: ,

-Como ven, el pisu tien los últimos adelantos. Ascensor, cocina de gas, calefacción central, ducha… Amás ye espaciosu y soleyeru abondo, ta orientáu al este. Tienen sitiu pa tola familia. ¡Y tola casa en primeres calidaes!

Poldo y Nedi salieron del pisu y caminaron pa casa. Yá escurecía. Cenaron colos fíos y Poldo anunció la gran noticia, al otru día diben mercar el pisu.

Los rapacinos celebraben l’anunciu pero Nedi taba como ausente.

Metanes la nueche Poldo espertó y vio la cama vacia. Al fondu’l pasiellu la lluz de la cocina. Cerca la puerta pudo sentir yá los sollutos amatagaos por un pañuelu. Nedi taba sentada frente a los planos d’aquel pisu.

-Á Nedi, ¿qué ye lo que te pasa, nun quies esi pisu, ne?

Nedi siguía en silenciu, pero yera evidente que taba callando daqué. Namás dempués de la insistencia del so home acabó por falar ensin que los sollutos pararan del too.

-¡Ai, Poldo!, el pisu ye mui guapu y costónos muncho aforrar pa poder tenelu. Pero hai una ventana…

-¿Una ventana qué, Nedi?

-Una ventana, la del cuartu pequeñu… ¡Mira pal cementeriu Ciares!

Y Nedi echóse a llorar ensin parar mientres el so home la abrazaba.

En Ciares taben los peores recuerdos de la guerra, los que colaren pa nun tornar, los más queríos. Les alcordances yeren insoportables, pelo menos pa tener que veles tolos díes dende la ventana. Nunca volvieron a aquel pisu.

Torbonada

Archivado en (Microrrelatos) por Microrrelatos el 12-12-2014

Escrito por: ,

Nun sé cómo sobreviví a la torbonada y ente sollutos desembarqué nel to pechu. La to temperatura tranquilizóme. Sintiendo’l to corazón pudi dormir. Cuando miré otra vegada a la mar, yá taba too calmo. L’horizonte llimpiu, como si nada. Los mios vistíos blancos flotando al debalu como aves muertes. Toles mios alcordances atrapaes pa siempre nun barcu fundíu. Nun me sueltes amor míu. Namái te tengo a ti.

Tremer

Archivado en (Microrrelatos) por Microrrelatos el 12-12-2014

Escrito por: ,

Y entós l’agua retiróse de la oriella y avanzó escontra l’horizonte incumpliendo toles normes del paraísu. Nunos pocos minutos la sablera tresformóse nuna viesca de barcos varaos y roques arguyoses. O quiciabes nun ermu de corales güérfanos y anémones reseques. Daquién dixo que yera un paisaxe estrañu y guapu. Y n’efeutu asina yera. Tantu, que toos sacaron les cámares de so pa facer semeyes del raru socesu. Nun imaxinaben que nunos minutos una fola descomanada tragaría los sos cuerpos. Los namoraos, sicasí, permanecieron sobre’l sable, envolubraos en sollutos y pallabres tienres. Besándose ensin tregua. Burbusándose amor a barcalaes al escuchu. Dexándose respigar pol rixu y el convencimientu de que les almes de so yeren d’agua. Y hasta creyeron tremer de puru amor…, pero namái yera’l ruxerrux de la tierra rellambiéndose fonda enantes d’atacar.